Comparte Esto Si No Tomas Y Estás Harto De Que La Gente Pregunte Por Qué.

nuestra generacion

“¿Por qué no tomas?” es una pregunta que me han hecho probablemente ocho mil veces en mi vida. Y aquí está el problema: No hay buena respuesta— y por eso me refiero a una respuesta que haga que la gente te deje en paz. No hay respuesta que no involucre a alguien intentando empujar un trago a tu garganta o peor, presionarte con preguntas.

Sé esto porque he intentado casi todas las excusas disponibles una que otra vez, algunas dichas honestamente y otras en estado de desesperación. La razón real es algo aburrida: No tomo porque no me gusta el sabor. Pero si fuera de otro modo, tampoco tomaría. No es  por cualquier razón moral o religiosa, pero es porque tengo problemas con comportamientos compulsivos y quiero estar lejos de ese territorio. Eso es como decir: No soy alcóholico, pero fácilmente podría ser. Soy adicto al menos a 12 otras cosas ya— y esas cosas ni siquiera son adictivas.

Pero nada de esto debería importar. Tomé una decisión. Una decisión personal. Para nada una decisión acorazada, pero en general una saludable, responsable decisión que procuro atender.

Y aún…y aún… como cualquiera que no toma te puede decir, el resultado de esa decisión no es ningún tipo de alivio o respeto, pero a conversaciones odiosas  interminables.

-¿Quieres un trago?

-Estoy bien.

-No, en serio, ¿qué quieres tomar?

-No, gracias, no me gusta tomar. Estoy bien.

-¿Estás seguro? Yo lo pago.

-No, gracias. Te lo agradezco pero estoy bien.

-¿Por qué? ¿No te gusta el sabor? ¿Tienes que estar en algún lugar más tarde? ¿Estás en recuperación?

-SOLO. NO. QUIERO. TOMAR.

¿Y qué si estuviera en recuperación? ¿ Es buen tema de conversación? ¿De verdad alguien necesitaría alguna historia de tocar fondo para realizar este cambio futil?

Porque en lugar de una falsa preocupación, cualquier discusión acerca de no gustarme el sabor del alcohol es inevitablemente hecha por idiotas que asumen que es porque no has probado el trago correcto. ¿Has probado [instertar bebida de frutas] ¿Pero has probado alcohol realmente bueno? ¿Tal vez te gustaría [insertar otra bebida obvia]? ¿Has probado eso?

Sí. Sí. Sí. Todas. ¿Es tan inconcebible de que habría una diferencia de opinión cuando se trata de un trago que la mayoría de la gente tiene que diluirlo con otros líquidos para tolerarlo? ¿Es real que la persona que no le guste tomar fruta vieja fermentada o papas fermentadas es la persona rara?

La mayoría de la gente a las que no les gusta el alcohol han intentado. Sí, en realidad intentado. La vida, descubrieron, sería mucho más fácil si lo hicieran. Lo intentaron cuando niños, lo intentaron siendo adultos, han comprado y tomado varias cervezas sólo para que la gente los dejara en paz. Creo que han tenido suficiente.

Para mí, fue probar un cóctel hecho con leche de cereal en el Bar de Leche de David Chang y darme cuenta de que era prácticamente un licuado de leche y aún así lo odié mucho. Es una situación sin esperanza. ¿Y qué como la idea de adquirir cierto gusto haciendo algo que no te gusta mucho? Esa tiene que ser la peor idea que haya escuchado en mi vida.

Porque el tomar es tan crucial en la cultura adulta, porque tanta gente está tan insegura acerca de su propia relación con el alcohol, la idea de que alguien pueda elegir vivir su vida un poco diferente a eso nos lleva a pensar que hay lugar para una reacción tardía. Adivinaría igual que la misma inhabilidad para relacionarse socialmente con otros que contribuye a tomar en primer lugar podría tener algo que ver con la insistencia particular en discutir cierto tema con abstemios. No sé.

Lo que sí sé es que por el contrario en mí, tuvo todo el efecto de endurecer mi desagrado y evitación. Está esa oración de Mark Twain— la que dice que, cuando sea que alguien se encuentra del lado de la mayoría, la movida correcta es pausar y reflexionar.

Tengo que preguntar: ¿Qué te importa tanto de todos modos?

Pero si en realidad estás tan curioso de saber por qué no tomo, déjame decirte cómo ha sido la vida para un no-bebedor: aún salgo por las noches del fin de semana. Aún me meto en problemas. Aún digo lo que pienso. Todavía me relajo y me descomprimo. Sólo que estoy presente y consciente para todo eso.

Con lo que no tengo que lidiar es con todo el paquete. No hay crudas (resacas). Menos situaciones avergonzantes de pérdida de autocontrol. No más disculpas vergonzosas. Nada de cuentas caras de bar. No más manejar bajo la influencia del alcohol, ni ninguna preocupación de cómo llegar a mi casa. Alejandro el Grande mató a su mejor amigo en una pelea en la borrachera— tampoco nada más de eso.

Todos estos pequeños bonuses sumados.
En retrospectiva, veo que fueron instrumentos para tener éxito en una edad temprana— de conseguir una ventaja en la competencia. Mientras mis compañeros tenían un hábito nocturno que realizar o alguna muleta de la que dependían, yo no la necesitaba. Especialmente trabajado con figuras como Dov Charney o Tucker Max, podía estar cerca de las tentaciones sin ser distraído. Fue difícil al principio, pero más fácil a la larga. El tomar ahora no tendría mucho impacto en mi vida, pero sí lo tuvo al principio.

Hay algunas compensaciones que son nada más una sensación de claridad. Por ejemplom una persona sobria puede ver más claramente, mientras envejecen, como dependen sus amigos en tomar- es su pasatiempo, su alivio, su excusa de juntarse, y tristemente, un problema creciente en sus vidas. También provee una nueva perspectiva en ciertas cosas. Se vuelve absurdo y gracioso en vez de ser envidiable de ver la aparente fascinación por el vino que viene con algún tipo de riqueza o estatus. (por diversión intenta retarlos a una prueba ciega de sabor). Y ninguna persona sobria ha caminado hacia un club nocturno y ha dicho: “Me gusta esto. Vamos a gastar más en lugares así.”

Por eso YO no tomo.

Es también porque no me importa en absoluto si tú sí tomas. Porque con algunas pocas excepciones, no tiene ningún impacto en mi vida. Y por lo tanto, no es mi problema de una u otra manera.

Ahora por favor regresa el favor.

 

Escrito por Ryan Holiday
Traducido por Nuestra Generación
Fuente: thoughtcatalog.com

nuestra generacion

Comparte esto si no tomas y estás harto de que la gente pregunte por qué.